SEXUALIDAD HUMANA


  El fin de la sexualidad en el mundo animal es la reproducción, que garantiza la conservación de las especies. En determinadas épocas del año, el instinto natural empuja a los animales a acoplarse, siguiendo esquemas sexuales heredados por todos los individuos de la especie. La hembra sólo está disponible para el apareamiento durante el período de fertilidad de su ciclo. La evolución humana ha hecho que el hombre y la mujer estén sexualmente receptivos en cualquier momento, independientemente de su período fecundo. Para ambos, el acto sexual es posible y deseable durante todo su vida sexual activa. Por tanto, el hombre y la mujer han formado vínculo de pareja duraderos en el tiempo, y no sólo limitados al período de apareamiento o a la cría de los hijos.
SEXUALIDAD HUMANA
LA SEXUALIDAD Y EL JUEGO
LA AMISTAD Y EL AMOR
LA PRIMERA VEZ
VOLVER A LA PORTADA