Adolescencia y sexualidad

 

 

El desarrollo a lo largo de la vida

     Todos los seres humanos pasamos por etapas a lo largo de la vida, mediante las cuales avanzamos en nuestro desarrollo y crecimiento, configurándonos como personas y estructurando la propia historia vital.

    En este proceso enfrentamos diversos períodos que son críticos, en los que debemos resolver conflictos y desafíos para la configuración de nuestra personalidad en la relación con el mundo que nos toca vivir.

    Estos períodos de crisis ocurren desde que somos bebés y enfrentamos el mundo, hasta cuando somos mayores y debemos enfrentar nuestra propia muerte. Sin embargo, las crisis nos permiten precisamente avanzar y son necesarias para nuestro desarrollo.

    Entre estos períodos críticos está el de la configuración corporal que conocemos como pre-pubertad o pubertad que va aproximadamente entre los 10 y 14 años y que se considera un ingreso a la edad juvenil. Luego viene el período de crisis de identidad al que llamamos adolescencia, entre los 14 y 16 años donde ocurre la generación y conformación de la identidad u búsqueda de un lugar en el mundo.

La diferenciación para una mejor complementación 

    El hombre y la mujer se complementan mutuamente a través del amor recíproco. Las manifestaciones de la sexualidad traducidas en la presencia de características morfológicas, fisiológicas y psicológicas específicas para cada sexo, junto al instinto de reproducción no solo son atributos de atracción sexual, destinados exclusivamente a la perpetuación de la especie, sino que contribuye  a fomentar relaciones de afecto y comunicación para lograr una complementación armónica de la pareja.